Es la alineación de los elementos para alcanzar balance, orden y un diseño más lógico. También hay cuatro tipos de alineación tipográfica – centro, izquierda, derecha y justificado, cada uno con su propio tiempo y lugar de aplicación.