Es el acomodo visual de los elementos de diseño de una forma que signifique su importancia. Por ejemplo, puedes hacer un título grande y grueso para asegurar que atraiga más la atención que uno pequeño con una imagen ligeramente coloreada.