Es un cambio gradual de color, de un tono a otro. Dos tipos comunes de gradientes son el gradiente lineal, en donde cada color está en lados opuestos del marco, y gradiente radial, en donde un color está en el centro y el otro en el borde.