Reducción en la cantidad de bits necesarios para representar datos. La compresión de datos puede ahorrar espacio en la capacidad de almacenamiento, acelerar la transferencia de archivos y reducir los costos por concepto de hardware de almacenamiento y ancho de banda. La compresión se lleva a cabo a través de un programa que utiliza un algoritmo para determinar la forma en la que se debe reducir el tamaño de los datos.

En el caso del texto, la compresión puede ser tan sencilla como eliminar todos los caracteres innecesarios, insertando un solo carácter de repetición para indicar una cadena de bits más pequeña por una cadena de bist de frecuencia. Mediante la compresión se puede reducir un archivo de texto al 50%. Para la transmisión de datos, la compresión puede realizarse en el contenido de datos o en toda la unidad de transmisión.