Un hit es una solicitud de un archivo realizado por un agente de usuario. Los agentes de usuario incluyen navegadores web, además de programas de indexación como los motores de búsqueda. Cada vez que se visualiza una página web, un agente de usuario solicita los archivos individuales que componen la página desde el ordenador donde se almacena el sitio web.

Un registro de los hits recibidos se crea de forma automática y se almacena como parte del seguimiento de rendimiento del servidor web. A este registro se le conoce como registro del servidor web, el cual a su vez puede ser procesador y sus estadísticas resultantes interpretadas con el objetivo de construir una imagen de la manera en que los usuarios podrían estar utilizando un sitio web. Los hits son comúnmente mal interpretados como una métrica para el éxito de un sitio web. No obstante la cantidad de visitas rara vez se traduce en el número de personas que acceden a una página web.